Como Caminar Sobre el Agua

Una de las historias más conocidas de la biblia es la que habla de Jesús caminando sobre las aguas (Mateo 14:22-33).

Dice que Jesús bajo del monte después de orar buena parte de la noche y empezó a caminar sobre el mar rumbo a la barca en la que lo esperaban sus discípulos, al mismo tiempo que una tormenta los castigaba duramente. Al verlo venir, los discípulos se asustaron y pensaron que era un fantasma, a lo cual Jesús les respondió que era él y que no temieran.

De los 12 apóstoles, solo Pedro pidió que lo hiciera caminar sobre el agua también, a lo cual Jesús respondió “ven”.  Pedro salió de la barca y el también comenzó a caminar sobre el mar; sin embargo, el miedo a la fuerza de las olas que atacaban hizo que Pedro dudara y se hundiera.  Pedro entonces le pidió ayuda a Jesús y este al momento que le extendía la mano le dijo “hombre de poca fe ¿porque dudaste?”

Todos en algún momento hemos deseado caminar sobre las aguas, me refiero a querer hacer algo, alcanzar esos sueños a hacerlos realidad.  Una limitante es que quizá no estemos preparados o capacitados para alcanzarlos, algunos buscamos la forma de aprender eso que nos hace falta ya sea en cursos de capacitación o por experiencia propia; otros más decidimos quedarnos en la barca viendo pasar la vida, deseando eso que anhelamos.

Estos sueños, estos deseos los tenemos porque estamos capacitados para alcanzarlos, Dios no hubiera puesto este deseo en nosotros si no nos hubiera también dado la capacidad de hacerlos realidad; sin embargo, lo primero que tenemos que hacer es bajarnos de la barca y eso es lo más difícil.

La barca nos da un falso sentimiento de seguridad y aunque estemos siendo atacados por la tormenta, preferimos quedarnos por miedo de aventurarnos en las aguas y perecer.  Mas no vemos que el quedarnos en la barca también significa perecer de una manera más lenta y dolorosa, inclusive cuando la barca se ve más segura y firme; al final nos damos cuenta de que no llegamos a ser todo lo que pudimos haber sido, el dolor que causa el desear algo mejor, saber que existe, pero el dudar de nuestras capacidades y dones hacen que la barca se vuelva nuestra prisión y nuestro miedo el carcelero que no impide salir.

Como mencionaba unos párrafos arriba, Dios nos dio estos sueños y la capacidad para alcanzarlos, lo único que tenemos que hacer es empezar por descubrir lo que queremos y buscar la forma de aprender lo que nos hace falta, te sorprenderás de que una vez que hayas bajado de la barca veras que todo lo que te hace falta aprender está a tu alrededor.

Así que, si quieres caminar sobre las aguas, primero tienes que bajarte de la barca.

Espero tener el placer de conocerte en alguno de mis eventos en línea o presenciales, para ver mi calendario de eventos, haz click en este enlace.

Bendiciones.

Oscar Márquez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: